miércoles, 9 de septiembre de 2015

Los autores de nuestro tiempo


Imagen: El Comercio
La época del ordenador comenzó hace más de veinte años y desde entonces somos parte de la era digital que ha revolucionado el presente siglo. Las bitácoras se han convertido en espacios donde podemos escribir todo lo que queramos, sin límite. Escribimos impulsados por la honestidad y buscamos plasmar nuestras ideas para que sean comprendidas por todos. 

Los autores de nuestro tiempo orbitan en las redes sociales, personajes anónimos, sin residencia alguna y que cumplen un rol jamás encomendado. Pero nos contagian de su bagaje, al margen de la identidad, buscamos sus ensayos, crónicas u opiniones. Son rebeldes sanos, buscan en la insatisfacción un estímulo para la producción. Son ciudadanos que hablan de política, profesores universitarios, viajeros globalizados, padres del toque de queda o quizás, hijos de la sociedad informática. Todos ellos necesitan de un espacio para exponer sus ideas, emociones o alegrías.

Nuestra tradición reporta la gloria de un puñado de autores. Sin duda, tenemos buenos libros pero no debemos dejar de producir. ¡Hacer, hacer, hacer! como diría un famoso intelectual peruano. Pero realmente hay personas que no dejan de publicar, dignos de admirar, por ejemplo: Santiago Roncagliolo, Jeremías Gamboa, Raúl Tola, Renato Cisneros, Gabriela Wiener, entre otros. Y tal vez haya más autores, por ahora ocultos pero que nos sorprenderán pronto.

2 comentarios:

  1. La lista es interminable, Capillo. En la página central de El Dominical, del primer domingo de este mes, Fernando Ampuero escribía algo similar a lo tuyo -naturalmente, un texto más obeso y con los dotes del mismo Ampuero-, en donde mencionaba la actividad "periodística" del mismo ciudadano mediante las redes sociales y los aportes de tantos escritores, cuentistas, cronistas y poetas.
    Él los llama la Generación Post. Entre los muchos escritores menciona a Juan Manuel Robles (Nuevos juguetes de la Guerra Fría), Francisco Angeles (Austin, Texas), Diego Trelles Paz (Bioy), Claudia Salazar (La sangre de la aurora), etcétera. También, a cuentistas y novelistas como Dante Trujillo y Luis Arriola, entre otros, sin olvidarnos tampoco de la poesía con Yrigoyen, Jerónimo Pimentel, entre otros más; y cronistas como Daniel Titinger, Marco Avilès, entre muchos otros escritores, algunos recónditos y otros no tanto.
    Igualmente, gracias por hacerme acordar y releer nuevamente esa gran columna de Ampuero.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Andy. Hay muchos más autores talentosos. Saludos.

      Eliminar