viernes, 22 de enero de 2016

Shakespeare, un personaje enigmático


Imagen: BBC
Algunos críticos consideran que es el autor más vendido y no carecen de fundamentos. Omnipresente en todas las generaciones, desde las cartas románticas de su tiempo hasta las conversaciones virtuales de la actualidad. Han pasado 400 años desde su fallecimiento y aún así seguimos hablando de él, como si fuera inmortal.

Recuerdo que uno de los biógrafos del autor británico dijo, con énfasis: «De Shakespeare sólo sabemos que nació en Stratford, se casó, tuvo hijos, viajó a Londres, se convirtió en escritor, regresó a Stratford y murió». Claro que exageraba, porque conocemos mucho más del famoso dramaturgo. Aunque, se suele contar que murió de fiebre tifoidea luego de una gran fiesta en compañía de sus amigos.

Presentó grandes obras de la literatura universal como Romeo y Julieta, Macbeth, Hamlet, Julio César, Sueño de una noche de verano, entre otros. Su extensa bibliografía incluye más de un millón de palabras pero de su puño y letra, sólo existe su testamento, firmado en 1616 y sus rubricas en los cuadernos de visita de la Reina Isabel I.

Su influencia ha sido decisiva para nuestra historia y su creatividad ha perdurado en la memoria de sus lectores. Cuando lo recordamos, imaginamos a una persona sensata pero también con un gran sentido del humor, quien logró crear a los personajes más famosos de la literatura universal, dotados de amor y tragedia. Shakespeare fue un hombre y todos los hombres a la vez.

2 comentarios:

  1. Para mí su mejor novela fue "Hamlet".
    Una información... se dice que el "Cisne de Avon" era homosexual. En su primer ejemplar publicado de Hamlet contenía un acróstico con el mensaje oculto: "Soy homosexual".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es 'A la firme'. Siempre será un personaje enigmático. Saludos.

      Eliminar